Inicio > Historia

Historia

La historia de nuestro restaurante se remonta a los años 50 cuando llegan a Tucumán desde su Cerdeña natal, Giovanni Vargiu y su esposa Pietruccia Meloni con cuatro de sus 10 hijos, entre ellos el menor, Vittorio. En realidad los Vargiu vení­an a reunirse con el resto de los hijos que habí­an dejado unos años antes su isla del Mediterráneo, para afincarse en tierras tucumanas.

Las costumbres y tradiciones sardas fueron celosamente guardadas y transmitidas a los nuevos miembros de la familia; es así­ que los domingos, Navidad, Año Nuevo, Pascua y Carnaval, entre otras fiestas tí­picas, eran la ocasión especial para degustar i ravioli, sas seadas, sos pabasinos, sas cattas, y otras tantas exquisiteces que Nonna Pietruccia y zia Elena preparaban con dedicación y amor.

Hasta comidas simples y cotidianas como el humilde minestrone, se preparaban con los secretos culinarios que hicieron desde siempre las delicias de los integrantes de la familia y de sus amigos, que con frecuencia compartí­an su mesa.

Esas recetas son las que hoy se recrean en el restaurante, las que a su vez son constantemente enriquecidas por innovaciones logradas a través de los frecuentes viajes a Cerdeña que realiza el Gran Ufficiale Vittorio Vargiu, como representante de los sardos de Argentina, y por la experiencia que adquirió durante tres años en la Isla, la responsable directa de este emprendimiento, Daniela Vargiu, quien además completó estudios de gastronomía.

"Alla Nonna Pietruccia" es ante todo un homenaje, en la figura de la Nonna, a todas las mujeres italianas que con su dedicación y amor supieron conservar y transmitir la rica y genuina tradición gastronímica italiana que enriqueció nuestra cultura.

Nos sentimos orgullosos de haber iniciado hace más de 20 años esta actividad que hoy ya es toda una tradición en pastas en Tucumán. También nos sentimos muy satisfechos porque Usted podrá apreciar aquí­ y ahora la calidad de los productos que ofrecemos, unidos a la calidez de una atención personalizada en un ambiente acogedor y familiar.

Agradecemos a todos nuestros clientes por acompañarnos en esta propuesta y por hacer posible que continuemos adelante con nuestro emprendimiento familiar.